Categorías
Magazine-revista

Sexualidad y ascetismo

La sexualidad y el ascetismo, un tema sobre el que vale la pena decir varias cosas.

Vamos a los comienzos de la cultura. Sobre todo el sexo femenino, la sexualidad femenina se consideraba sagrada, así como la fertilidad, yuxtaponiéndose a la infertilidad y la asexualidad que eran consideradas lo más profanas posibles*. No era raro que nuestros machistas predecesores de tiempos idos, llegaran a considerar que la infertilidad era sinónimo de desnutrición y hasta de hambre (otro concepto con cierta semejanza pero distinto en otro sentido, del ayuno voluntario como vehículo para conquistar el yo físico y alcanzar nuevos estadios de iluminación y comunicación trascendente).

El carácter sagrado de la madre era más notorio en el periodo neolítico, cuando la primera agricultura se desarrolló y se homologaba a la tierra con una madre). Así mismo es notoria esta ligazón entre sexualidad y ascetismo (diría que religiosidad, lo sagrado o religión) en las sociedades arcaicas, cuando proliferaban y dominaban las diosas o divinidades femeninas, haciendo una salvedad: eran duales, puesto que encerraban dentro de sí las perspectivas de dadoras o creadoras de vida pero también como justicia y exterminadoras de vida llegado el caso.

El ascetismo no es una profanación de la sexualidad sagrada, sino una trascendencia sobre la condición humana normal, en términos de perfección, buscada en la dirección contraria, en la auto-negación de una necesidad fisiológica y cultural e inclusive en la negación de otros placeres de la vida como pueden ser comer y beber. Es reprimiendo la sexualidad (y canalizando esa poderosa energía en otro sentido), como el ascetismo reconoce esta dimensión sagrada. Por eso se valora tanto el ascetismo en las mujeres, cuando en realidad es más difícil para los hombres asumir esta condición.

*La infertilidad y la asexualidad podían estar ligados al frío, al peligro o al mucho quehacer diario o con la incapacidad fisiológica, sobre todo del varón.

Ver también:Sexo meditativoPene y taoismo I ching y sexo

Por zodiaco chino

Sigo siendo el mismo que estudia la filosofia china, India y japonesa, que trata de entender el mundo, meditar sobre sus misterios y compartir lo que descubre