Categorías
Astrologia china

Fushi-Fuxi enseña

Veamos la forma en que Fushi o Fuxi enseña a la humanidad de acuerdo con la mitología China. Ya habíamos visto cómo Panku crea el mundo, y cómo Nuwa crea a las personas.

Pues bien.El tema tiene que ver con los diez reyes legendarios que guiaron a la humanidad en sus inicios, siendo estos gobernantes semidioses, es decir mitad dioses y mitad humanos, pudiendo convertirse en animales a voluntad de ellos. Dichos reyes volaron al cielo cuando terminaron su ciclo.Fushi fue el primer gobernante de este periodo mágico (3.000-2.197 aC aproximadamente). Sería este personaje el que le enseñó a los humanos la pesca, la caza, el uso del fuego, la escritura y la adivinación.En muchas historia Fushi tiene cuerpo de humano, en otras narraciones tiene cabeza de humano y cuerpo de serpiente; en algunos relatos es consorte de Nuwa y juntos son portadores de la civilización, etc.
Se dice así mismo que Fushi fue quien introdujo los trigramas, que son patrones hechos con palos cortos y largos.Al comienzo la interpretación de los trigramas se transmite por vía oral pero finalmente fueron escritos entre 1.059-249 a.C, como se aprecia en el I ching o libro de las mutaciones.
Si bien es cierto que la escritura a nivel mitológico se le atribuye a este personaje, también se le ha atribuido a T’sang Chieh, un cronista de palacio.
Al comienzo la escritura china consistía en líneas sencillas y pictogramas que ser rayaban con facilidad en piedras, conchas de tortuga y huesos de animales. Sobre el 1.600 aC y la escritura se encuentra ampliamente desarrollada, de lo que hay muestras en vasijas de bronce. Durante la dinastía Quin (221-206 aC) ya era un sistema muy sofisticado. Muchos de los símbolos de esa época conservan parecido a algunos de los usados actualmente.


El mito discurre poco más o menos así.
Fushi veía que los seres humanos no tenían los poderes de los dioses, ni la fuerza o velocidad de animales como el tigre o el leopardo; la gente era, vista de esa forma, lenta y sin protección, se asustaban y desanimaban fácilmente aunque tenían buen corazón y risa contagiosa.Fuxi entonces le enseñó a la humanidad a tejer y a fabricar lazos y redes para pescar, a crear puentes y desplazarse más lejos y de mejor forma, a fabricar el fuego y a cocinar los alimentos para su mejor digestión y conservación de los mismos.Pero también el fuego habría de servirles en las noches frías para conservar una temperatura agradable.
Así mismo les enseñó a fabricar lanzas y flechas, así como artilurgios de cacería que les permitiera acceder a carne fresca sin tanto contratiempo; les enseñó los secretos de criar ovejas, cabras, patos y gansos. Sustituyó el sistema de atar nudos en las cuerdas para recordar acontecimientos por la escritura simple. Sabiendo que no podía estar al lado de los humanos para siempre, les enseñó a consultar el oráculo, a conocer y a entender los trigramas. Siguiendo sus directrices, las personas empezaron a captar que era tiempo de moverse o esperar, atacar o retirarse, hacer negocios o cancelarlos, etc. Pero a Fushi temía que el egoísmo hiciera a la gente altanera y problemática. Para ayudar a que la humanidad permaneciera humilde y recordara (tuviera memoria colectiva), creo los cantores de historias y les regaló la música; le enseñó a la humanidad así mismo la construcción del laúd y de una especie de flauta para crear armonías…la música despertaba emociones como la alegría, la tranquilidad y otras que aplacaban sus sentimientos salvajes y aliviando sus penas más profundas.

Cumplida su misión Fuxi partió a los cielos.
Comentario. Los trigramas fueron originalmente hechos con tallos de milenrama, una planta sagrada, asociada a la redondez y a la perfección. Las tortugas eran también animales venerados del invierno del norte, a los que se les atribuía la capacidad de dilatar la muerte e inclusive de renacer.

Leer también:

Por zodiaco chino

Sigo siendo el mismo que estudia la filosofia china, India y japonesa, que trata de entender el mundo, meditar sobre sus misterios y compartir lo que descubre