Categorías
Magazine-revista

Significado biblico del eclipse lunar

Introducción: Significado biblico del eclipse lunar Los eclipses lunares y solares se refieren a los eventos del Sol, la Luna y la Tierra. Un eclipse lunar ocurre cuando la Tierra pasa entre la Luna y el Sol, y su sombra oscurece la Luna o parte de ella.

Un eclipse solar ocurre cuando la Luna pasa entre la Tierra y el Sol, deteniendo todo o parte del Sol.

Significado biblico del eclipse lunar
Significado biblico del eclipse lunar

Los eclipses pueden parecer extraños, pero no son un misterio para Dios ni para los escritores de la Biblia. Entendemos por las Escrituras que Dios usa símbolos y prodigios en los cielos para comunicarse con su pueblo. Muchos piensan que los eclipses lunares y los raros eclipses solares son señales de Dios.

Eclipse solar, la gloria de Dios es velada y revelada.

Para los cristianos, esta sensación de asombro fue aún más intensa, una encarnación vívida de las palabras iniciales del Salmo 19: «Los cielos cuentan la gloria de Dios, y los cielos arriba cuentan la obra de sus manos.

Esas palabras familiares, sin embargo, pueden salir fácilmente de la lengua sin deambular primero por la mente y la imaginación. ¿Cómo, exactamente, anuncia un eclipse solar la gloria de Dios? Como se predijo, hay más de uno.

Muchas personas viajaron o volaron cientos de millas para conseguir un lugar donde pudieran ver el efecto completo del eclipse. Muchos siguieron la cobertura en vivo en sus teléfonos inteligentes o computadoras portátiles, ansiosos por ver cómo se desarrollaba el drama cósmico.

Pero ya sea en la Tierra o en línea, la luna cubriendo el Sol y convirtiéndolo en un anillo de diamantes celestiales creó un momento de maravilla trascendente.

Significado bíblico del eclipse lunar

«Desde un punto de vista bíblico, un eclipse solar está destinado a ser una señal de Dios», quien declara haber notado por primera vez el patrón de cuatro lunas de sangre.

«En Génesis 1:14, Dios declaró que esto es así. Es un símbolo más allá del control del hombre, algo que no puede manipular. Los eclipses solares evolucionan bíblicamente y proféticamente sustanciales y apropiados cuando el hombre entiende su tiempo de acuerdo con el calendario bíblico y dónde ocurren. Luego, buscamos los patrones.

Como el Sol es más grande que la luna, el Sol representa a las naciones del mundo, la luna representa a las naciones del mundo y la luna representa a Israel porque sus meses de calendario se establecen en el ciclo de la luna.

Si bien los países del mundo siguen al Sol en su calendario, «cuando ocurre un eclipse solar total, es una advertencia para una nación o nación específica, según su camino.

Muchos teóricos escatológicos creen que tanto los eclipses lunares como los solares son señales de Dios. Dos eclipses, uno que recorrió Estados Unidos en 2017 y otro que ocurrirá en 2024, marcarán una X en todo el país. Algunos creen que estos pueden ser los signos de apertura y cierre.

celebrando los siete años de terrible tribulación reservados para los incrédulos que quedan en la Tierra en el rapto. Si bien sabemos por las Escrituras que sucederán muchas otras cosas antes del rapto, ¿podría haber otro tipo de significado?

Para comprender mejor si Dios nos está dando una señal o una advertencia, podemos acudir a las Escrituras. Hay pasajes en la Biblia que hablan de que el Sol se oscurece a medida que la oscuridad cae sobre la Tierra. Durante las aflicciones de Egipto, Dios cubrió la tierra de oscuridad.

Una gloria velada

Desde una perspectiva bíblica, el simbolismo del eclipse no se limita a la muerte de Jesús en la cruz. Se extiende a lo largo de Su vida como el Hijo de Dios encarnado. Por un breve momento en la historia, la gloria del Dios eterno se ocultó en forma humana, como la luna oculta temporalmente la luz del sol.

A lo largo de los siglos, no pocos devotos han trazado esta asociación entre los eclipses solares y el misterio divino de la encarnación. John Owen, un teólogo puritano y académico de Oxford que vivió en los años posteriores a los descubrimientos astronómicos de Galileo, ofrece un ejemplo interesante.

Cuando el Sol está bajo un eclipse total, no pierde nada de su belleza, luz y gloria originales. Todavía es como era desde el principio, «una gran luz para regir el día». Para nosotros, aparece como un meteorito oscuro e inútil. Pero al liberarse del intervalo lunar-solar, en su lado derecho hacia nosotros, vuelve a desplegar su luz y gloria natales.

Pero este eclipse temporal ha pasado; ahora, resplandece en su infinito brillo y belleza, lo cual está relacionado con la exaltación actual de la persona. Así sucedió con la naturaleza divina de Cristo, como hemos explicado antes. Ocultó su majestad por la intervención de la carne o la asunción de nuestra alma. Además, tomó sobre sí «la forma de un siervo», una persona humilde y humilde.

Belleza, pura y simple.

Más allá de la física y las matemáticas complejas, incluso más allá del rico simbolismo religioso, los eclipses lunares totales hablan un lenguaje simple y directo que todos pueden entender fácilmente: la belleza. Quienes han visto el eclipse en todo su esplendor y efecto anillo de diamantes siempre lo describen como el fenómeno natural más hermoso que jamás hayan experimentado.

No es más una coincidencia que la alineación del Sol, la Luna y la Tierra que causó el eclipse en primer lugar. La existencia de la belleza, reconocerla y apreciarla, y una criatura capaz de ella es uno de los argumentos más fuertes para la presencia de un Dios hermoso y glorioso. El astrónomo Hugh Ross hace la conexión.

Cuando Dios construyó el mundo, todos los ángeles gritaron de alegría (Job 38:4-7). El Dios que canta sobre Su creación es el Dios que se deleita en Sus obras (Salmo 104:31). Si Dios está complacido con el resultado de sus manos, ¿no deberíamos estarlo nosotros? ¿Y las maravillas de la creación no nos llevan a alabarla y agradecerla?

Entonces, no esperemos a que el próximo eclipse se detenga, haga una pausa y pregunte. Mirad al cielo, y mirad de nuevo hasta encontrar gozo en Dios, que se deleita en la obra de sus manos.

Conclusión: significado bíblico del eclipse lunar

Aunque los eclipses apuntan al cumplimiento de la profecía del tiempo del fin, no hay forma de conectar un eclipse específico con este evento. Los eclipses solares parciales ocurren varias veces al año. Aunque parezcan eventos raros, los eclipses son muy comunes. Un eclipse solar total ocurre en la Tierra una vez cada 18 meses.

Un eclipse lunar total es uno de los espectáculos más imponentes y magníficos jamás vistos. Pero gracias a Dios que cualquier eclipse que le suceda a un cristiano nunca es un eclipse total. Siempre queda un anillo de serenidad. La media luna de amor y misericordia brilla siempre sobre el hijo de Dios.

Leer también: Significado espiritual del eclipse lunar; Eclipse lunar y embarazo; Eclipse Lunar Vs Eclipse Solar en la Astrología

Por Nazish Muneer

Excellent writer for topics of human and social sciences, for medical and scientific topics.
Linkedin