El sanador más grande, nuestro propio cuerpo

  • por

¿Cual es el sanador más grande? Nuestro propio cuerpo. En la sociedad occidental, muchos estamos malnutridos y otros sobrealimentados. No basta que por los distintos medios nos bombardeen con dietas y manuales de nutrición que, vistos con ojos del tao,son muy incompletos y hasta mezquinos. ¿Porqué sucede esto? Porque no ven al cuerpo como un todo, como un conjunto de partes trabajando en armonía.

La medicina occidental tiende a centrarse en los síntomas y en la parte aparentemente enferma del organismo. Se trata de atacar y matar las células enfermas, sin tener en cuenta a las causas que hicieron o causaron dicha enfermedad. Desde el taoísmo y la medicina china, se propone trabajar en la causa subyacente y en el uso de métodos naturales para mejorar el sistema inmunológico para que nuestro compuesto de células pueda sanarse a sí mismo.

No se trata solamente que estemos expuestos a virus y bacterias, a toda hora, todo nuestro cuerpo lo está. ¿Por qué entonces algunas personas colapsan y se enferman, mientras que otras no, estando expuestos a los mismos factores patógenos?

Nuestro conjunto de sistemas orgánico está equipado con un mecanismo de curación prodigioso. Cuenta con mecanismos capaces de reparar las desarmonías internas si le damos la oportunidad de hacerlo. Por medio de estilos de vida inadecuados, dietas, pensamientos y acciones,abusamos de este equilibrio.

Se trata de sanar, no de interferir con procesos de sanación.

A menudo nuestro entorno no nos lo permite y nos abruma con productos químicos en el aire, el agua, el suelo y los alimentos; estas sustancias pueden llegar a ser muy tóxicas. Hay mucho en qué trabajar para obtener de nuevo nuestra armonía primigenia.

Ver también: ¿Se agota tu qi-chi? ; dirección de salud en el feng shui ; propiedades energéticas en la nutrición china