Qi en problemas

Cuando el qi está en problemas, el cuerpo se enferma o se vuelve disfuncional. Como cuando esta energía se vuelve rebelde o se desplaza en la dirección equivocada y dan náuseas o dificultad para respirar.

El qi circula en cada plano de nuestro organismo, desde la superficie hasta el interior, llega a todas partes sin dejar órgano o tejido por visitar o envolver. Se mueve dentro de los canales que los médicos orientales o asiáticos llaman meridianos.

Cada vez que experimentamos angustias o emociones extremas, este flujo de vitalidad se bloquea o su fuerza está mal dirigida. Si la condición no se corrige, puede causar dolores severos, tumores, arterias taponadas, cáncer o condiciones degenerativas, etc.

Cuando esta potencia es deficiente, causa debilidad, metabolismo lento, envejecimiento y atrofia de los órganos.

Ver también: ¿se agota tu qi?

Esta entrada también está disponible en: Español