Categorías
Feng shui

Pene y taoismo

Pene y taoismo, un resumen de ciertas enseñanzas orientales para comprender mejor nuestra sexualidad y aplicarlas en procura de éxtasis y relaciones íntimas más placenteras y prolongadas, independientemente de monogamias o poligamias.

Resulta claro que la clave consiste en prolongar los orgasmos, evitando al máximo la eyaculación, recurriendo a toda suerte de preámbulos y a cambios de ritmo en las penetraciones. Pero me gustaría contarles los términos poéticos usados por los chinos y sus equivalencias occidentales. Por ejemplo el pene es el tallo o instrumento de jade (el jade es el esperma seco de dragón en la mitología china, también era identificada como una gema imperial de mayor valor que el oro o la plata), el pico yang, el arma yang, la cabeza de tortuga o el embajador. El orificio genital de la mujer recibe varios nombres como portal o puerta de jade, cueva de cinabrio, puerta del niño, una pulgada cuadrada, palacio celestial, valle de soledad y sendero del ying. Luego los órganos sexuales tanto masculinos como femeninos son valiosas joyas que se deben cuidar y acicalar debidamente, pues los embajadores no se andan metiendo en cualquier palacio.

Para el tao, el tamaño del pene no es algo relevante sobre todo frente a la pericia para usarlo adecuadamente en la lides amorosas, el tamaño del pene es una consideración externa y el placer coital generalmente es una sensación interna, es lograr que el yin y el yang se encuentren en armonía. Generalmente los miembros viriles largos no suelen ponerse lo suficientemente duros o erectos, en tanto los cortos logran una erección potente.

El tao nos recuerda que la profundidad, la intensidad, los ángulos y el ritmo en las penetraciones son cruciales a la hora de dar y recibir energía durante la unión sexual y que no son los mismas de acuerdo al grado de excitación de nuestra pareja.

Nota: adjunto así mismo un texto que originalmente se llamaba sexo y tao que creo que enriquece y complementa el anterior:Veremos que enseña el tao respecto al sexo y cómo puede beneficiarnos esto para un mejor vivir de acuerdo con la naturaleza.

Como el tao habla de equilibrio, de energías complementarias (yin yang), del Tao como reunión y germen de las mismas, tener sexo o hacer el amor es un ritual no solo sagrado sino necesario entre los hombres (yang) y las mujeres (yin), no solo para procrear como fiesta de vida, sino para asegurar los sacrificios a los antepasados por muchos años más.
Pero el sexo para el taoísmo era mucho más que meter y sacar o insertar rápidamente el pene (tallo de jade) dentro de la vagina (puerta de jade) de la mujer a toda velocidad y eyacular en 30 segundos como todo occidental ebrio o estresado. Subyace en el copular, la necesidad perentoria para el hombre de empaparse y absorber la ilimitada energía yin de la mujer, que como fuerza generatriz la hace relativamente insaciable y propicia para muchos orgasmos en línea y, a su vez, de ser capaz el hombre de activar esta fuerza volcánica yin dentro de la mujer.Así se fortalecía la vitalidad masculina (su ki), dando placer, no buscando tan solo, egoístamente, el suyo propio.Como la fuente de energía para el hombre, su líquido seminal , es yang, limitado en su cantidad, no debe desperdiciarse; ha de equilibrarse convenientemente con energía yin de la dama en cuestión, de ahí la importancia crucial de prolongar el placer femenino y/o de su completa satisfacción.

Si el hombre es capaz de dar satisfacción sexual a la mujer sin eyacular, fortalece su columna vertebral, su cerebro y todo su organismo.Veamos algunas ideas concretas al respecto.
Estimulando el borde superior de la vagina, los labios mayores y el clítoris, con su pene, haciendolo girar con sus caderas, seguramente la dama obtendrá un gran placer.Esto se logra en posturas de frente.

Estando la mujer de espaldas, a cuatro patas, como un perrito, el varón la penetra profundamente varias veces y luego lo hace despacio y levemente otras cuantas; esos cambios de ritmo harán oscilar las cimas del placer para su pareja. Siendo el ángulo de penetración distinto y la abertura de la vagina (joya escarlata) también, los dos disfrutarán de manera satisfactorio, máxime si el varón puede observar los glúteos, cadera y espalda de su amante. Según los chinos, así se evitarán las cien enfermedades.

El buen sexo dentro de la doctrina del tao, es como la unión del cielo y de la tierra; se supone que quienes le asignen esta importancia cósmica a este hecho, tomarán el sexo como algo superior, divino y no andarán regando su simiente a diestra y siniestra o copulando como locos sin horizonte definido.
Hacer el amor debe involucrar coordinar los ritmos de quien yace arriba y de quien yace abajo; en caso contrario obstruyen el curso del intercambio de energías.
Por supuesto que toda relación sexual exitosa desde el punto de vista oriental comienza con un agradable entorno donde la mujer se sienta importante, bonita, deseable; implica palabras y halagos, besos en los labios, abrazos y caricias descendentes; mucha atención a los pechos y región genital de ellas, recordando que hacer el amor o tener sexo es más que penetración; insertar el miembro viril dentro de la grieta de oro es uno de los pasos superiores no el único, aunque nos guste mucho a los varones. La relación sexual inolvidable puede ser una escalera redonda y ascendente de escalones finos o una caída mortal vertiginosa y rápida según el grado de excitación de los amantes implicados.

Como consejo para retener la eyaculación (si no se hace por medio del control de la respiración y los cambios de ritmo), se puede oprimir con dos dedos, el conducto seminal, debajo de los testículos, en el perineo; se puede cambiar de posición, preferiblemente con ella encima, así se alarga o dilata el orgasmo masculino, sin eyacular (lo contrario también es cierto); también apretando sus esfínteres controla la eyaculación.

Para placeres más celestiales, contraiga su vagina y apriete el pene de su amante, si es mujer; o contraiga sus esfínteres y haga con ello levantar su miembro viril dentro de ella, si es un hombre.
Seo y tao, indicadores categóricos de que el amor y las disciplinas religiosas o místicas, pueden ir de la mano.

Ver: Pene pequeño-que es-opiniones-Significado, concepto, definiciónCómo escoger pareja; budismo tántrico

Por zodiaco chino

Sigo siendo el mismo que estudia la filosofia china, India y japonesa, que trata de entender el mundo, meditar sobre sus misterios y compartir lo que descubre