Categorías
Filosofia china

Mencio, mencius o Meng Ke biografia historia

Biografia e historia de Mencio, mencius o Meng Ke; fue después de Kong (Confucio), el más importante filósofo de la escuela de los letrados. Meng fue su apellido falmiliar y Ke su nombre propio. Lo mismo que su maestro, su nombre fue latinizado como Mencius y en castellano como Mencio.

Debió nacer por allá en el -371 en el pequeño estado de Zou, que colindaba por su extremo sur con el de Lu (actual provincia de Shandog). Era Mencio miembro de la nobleza, como lo fue Kong y estudió su fiosofía al lado de un nieto del genial Confucio (su nombre, Zisi), sistematizando sus ideas y ampliándolas.Anduvo propagando esta doctrina, recibiendo gran aceptación en el estado de Qi junto a una pléyade de sabios y, se calcula que pasó allí por lo menos seis años de su existencia.
Al final de su ida, Mencio, se retiró a su vida privada y a escribir su obra, el Mengzi. Falleció en -289.

Mencio añadió a los conceptos de rén (benevolencia) y rectitud ( yi), el porqué de cada una de ellas, en un entorno donde la gente creía que lo más importante era el provecho y el interés, en deleitarse en la comida y el sexo. Mencio destaca nuestro parecido en estas cuestiones con los animales, pero hace énfasis en nuestra diferencias, eso que el hombre superior cultiva, su corazón, un corazón que según Mencio es el órgano encargado de pensar;los sentidos no pueden hacerlo, por eso son irreflexibles y se ven atraídos hacia las cosas. Mencio entonces jerarquiza la valía de los órganos, otorgándole protagonismo al corazón; del mismo modo jerarquiza los afectos y a las personas, como respondiendo a las ideas de Mozi.

En el ser humano hay cuatro sentimientos o tendencias naturales que intentan llevarnos por el camino correcto y estos son: compasión, vergüenza, respeto y modestia y, algo que llamo personalmente, conciencia (el sentimiento que juzga lo que está bien o lo que no lo está).Estas cuatro tendencias nos pueden conducir a las virtudes cardinales de la benevolencia, rectitud, urbanidad y sabiduría.
La moral de Mencius era tan deontológica como la de Confucio o Kant,no perseguía el provecho propio; el deber tenía que cumplirse sin importar las consecuencias, porque la rectitud puede ser más importante que la vida misma.
Para Meng Ke, si amamos por igual a todos los hombres, rebajaríamos a nuestro padre y a toda una jerarquía que hacía funcionar convenientemente el mundo; según su filosofía, el hombre sabio gradúa sus afectos.
Siendo el hombre un animal político por naturaleza, debía estar sometida, ella, la política a la moral, regulando las relaciones entre súbditos y soberano. Por esta sencilla razón el jefe del estado debe dar ejemplo de virtud y ser un líder moral.
Para Mencio lo más importante dentro del estado era el pueblo, luego los espíritus de la tierra y los cereales y solo luego el soberano. De ahí que deba el soberano ganarse al pueblo con virtud, algo imposible de pregonar si el pueblo tiene hambre o no dispone de bienestar material.
Toda esta moral nos conduce necesariamente al cielo, como culmen de nuestra realización.

Un espíritu realizado, según Mencio, descubre todas las cosas y objetos en su interior, siente en sus entrañas una gran energía vital o chi que circula dentro suyo y en el universo entero.Captar y cultivar esta energía vital es el grado último de sabiduría.

Leer también: I ching orígenes

Por zodiaco chino

Sigo siendo el mismo que estudia la filosofia china, India y japonesa, que trata de entender el mundo, meditar sobre sus misterios y compartir lo que descubre